Todos juntos: Lanzamiento oficial de Gill con el abrazo de Accastello y el PJ a pleno

Ante unas 2.000 personas, según los cálculos de la organización que trabajó en el armado del acto en el club Florentino Ameghino, el intendente Martín Gill lanzó su candidatura a la reelección en el municipio de Villa María.

En el ingreso al estadio de calle San Juan, Gill saludó a todos los intendentes de la distintas ciudades de la provincia que viajaron para acompañarlo, funcionarios, concejales y militantes barriales que llenaron el recinto hasta el último rincón.

Abrazo

El abrazo más aplaudido fue el que se dio con el exintendente Eduardo Accastello, quien siguió desde la primera fila el discurso de su sucesor, único orador del acto.

“Había una necesidad y un reclamo de los compañeros de construir esa unidad. Los dos queremos lo mejor para la ciudad y tenemos la capacidad de poder construirlo. De ahora en más, a meterle para adelante y tirar para el mismo lado, como lo hicimos para garantizar el triunfo de Juan Schiaretti”, dijo el candidato de Hacemos por Villa María cuando se le preguntó sobre ese momento.

Confianza

“Siempre dije lo mismo, que estaba confiado en construir la unidad. Tenemos pensamientos diferentes sobre algunas cosas, pero hemos hablado en los últimos días y logramos amalgamar objetivos y proyectos”, agregó en relación a la interna peronista local con el exmandatario.

Se encargó Gill de destacar que no solo estuvo presente Accastello, sino también “gran parte de los dirigentes que lo acompañaron en este tiempo”.

Foto

Previo al inicio del acto publicó una foto en su cuenta de Twitter hablando de la consolidación de la unidad en el peronismo local.

Foja cero

Por otro lado, a una semana del cierre de listas, dijo que la nómina de concejales está “en foja cero”, y que los próximos días serán de “pensar los nombres que puedan interpretar mejor el proyecto en el Concejo Deliberante, el Tribunal de Cuentas, la Auditoría y en el equipo de gestión”.

Remarcó Gill que “primero está el proyecto, las necesidades de la gente, y después los nombres”.

Por eso pidió “construir desde abajo, no con miradas mesiánicas, sino con trabajo, humildad y al lado de los vecinos”.

Ocupación

Para este acto se habían dispuesto 900 sillas en torno a un recuadro que fue ocupado únicamente por Martín Gill. Habló en solitario unos 30 minutos –un tiempo escaso para los acostumbrados discursos del intendente- y solamente estuvo acompañado con consignas emitidas desde una pantalla gigante a sus espaldas. El resto del salón fue ocupado por gente de pie, y se completaron las gradas superiores.

Acompañamiento

Entre los intendentes que acompañaron, se vio a los de Alta Gracia, Río Tercero, Río Cuarto, Noetinger, Morrison, Pascanas, Arroyo Algodón, San Marcos Sud, Monte Buey, La Playosa, Alto Alegre, entre otros, y el recientemente reelecto mandatario de Villa Nueva, Natalio Graglia, quien lo acompañó desde la puerta de ingreso.

Fotos: Twitter @martinrgill