Un plan para resistir la «embestida» de casos

El ministro provincial de Salud Diego Cardozo, anticipó que podría haber una «embestida de casos» de Covid en la ciudad y la provincia durante los próximos 2 meses.

«Vamos a tener  dos meses muy complicados, debido al aumento sostenido de casos, y esto va elevar la demanda de camas en todo el territorio provincial. En realidad lo que queremos es ampliar el sistema asistencial  y prepararnos para una posible embestida que podríamos tener en estos 60 días. por eso queremos tratar de anticiparnos para poder cuidar a nuestra gente», agregó el funcionario.

Durante la mañana de este martes 6 de octubre, el gobierno municipal, en conjunto con el provincial y el nacional se reunieron para analizar diferentes medidas en el intento de combatir la pandemia por el Coronavirus.

El objetivo de estas iniciativas, dijeron, tiene que ver con realizar más testeos y fortalecer el sistema de salud.

En dialogo con la prensa, Cardozo expresó: «La idea de la visita en conjunto tiene que ver con ponernos a disposición y coordinar acciones en conjunto. Traer los nuevos test de antígeno, que la ventaja que tienen con respecto al PCR que permiten un diagnostico rápido que pueden tardar entre 14 y 20 minutos, se hacen en terreno y no necesitan un análisis biomolecular. Se le practica a pacientes sintomáticos de hasta 7 o de 10 días del inicio de su síntomas, esto permite aislar precozmente a todos los casos».

Tasa de internación

Cardozo, aseguró que el nivel de personas internadas a raíz del coronavirus asciende en las clínicas privadas y en los nosocomios públicos.

El ministro  de salud provincial en este sentido explicó: «Estos números varían dependiendo de la parte publica y privada.  En este caso la tasa de internación en los nosocomios públicos es del 50 por ciento y la parte de las clínicas privada tiene más internados».

«Estamos trabajando en conjunto entre el sector público y privado para ampliar la capacidad de internación lo más posible».

Previo a esto, lo que se buscará, según explicaron funcionarios de Salud, es trata de detectar tempranamente aquellos pacientes que pueden llegar a necesitar una cama, y evitar que lleguen al sistema sanitario en situación crítica.

Para esto es intensificarán las visitas domiciliaras a personas que sean mayores de 60 años y tengan otras patología previas, para evitar que sufran un desmejoramiento y necesiten una cama crítica.

Se va a tratar de evitar en la mayor medida posible una ocupación de camas críticas, y se buscará que los casos puedan ser contenidos en camas comunes o en sus domicilios, según se explicó.