Prisión preventiva para acusados en el crimen de Los Olmos

El fiscal de tercer turno de Villa María, René Bosio, dictó la prisión preventiva para los dos jóvenes detenidos en el marco de la investigación por el homicidio de Rubén Alberto Córdoba, de 19 años de edad, cometido el 31 de mayo de 2020, en barrio Los Olmos.

La decisión fue tomadas este viernes 16 de junio, de acuerdo a lo informado de la fiscalía villamariense. El 9 de junio pasado, ambos habían sido citados a prestar declaración indagatoria, donde optaron negar la acusación en su contra.

Los acusados en este expediente son dos, con distintas responsabilidades en el hecho atribuidas a cada uno.

De qué se los acusa

Quien está más comprometido es Alan Agustín Rodriguez, de 19 años, acusado de homicidio calificado por el uso de arma de fuego, y también de tentativa de homicidio calificado por el uso de arma de fuego en perjuicio de Diego Alejandro Esquivel, de 22 años, quien en el mismo episodio resultó herido de un disparo en una rodilla.

Córdoba murió prácticamente en el acto al recibir un disparo en el pecho y a corta distancia, acción por la que está acusado Rodriguez.

El otro imputado es Benjamín Sebastián López, de 19 años de edad, a quien se lo señala como quien habría tenido en su poder el arma, un revolver calibre 22, que luego tomaría Rodriguez para efectuar los disparos, según se desprende de la investigación.

Bosio dictó la prisión preventiva para ambos acusados, debido a que consideró que existe peligro procesal de entorpecimiento del proceso, lo que lleva a la necesidad de mantener la medida de coerción.

Rodríguez y López permanecen alojados en la Unidad de Contención del Aprehendido, en la ciudad de Córdoba capital.

El primero es defendido por el abogado Luciano Trappero, mientras que el otro imputado es asistido por Milton Parola.

Los hechos que se investigan

Los hechos atribuidos a Rodriguez y López ocurrieron de madrugada, cuando Córdoba y un grupo de personas, entre los que estaba una hermana, salieron de su casa, en la que festejaban el cumpleaños de las hijas mellizas de la víctima, para ir a comprar bebidas, según dijeron.

En el camino se encontraron con el otro grupo, se produjo aparentemente una discusión, y luego sobrevinieron los disparos, que en el caso de Córdoba resultarían fatal.

El acusado de homicidio fue detenido casi de inmediato y López algunas horas más tarde.