Qué podemos hacer los padres para prevenir el grooming y bullying

Con las nuevas tecnologías y en el mundo digital, niñeces y adolescencias pueden atravesar estas situaciones. ¿Qué podemos hacer los padres para prevenir el grooming y bullying? 

En Villa María, detuvieron recientemente a un hombre de Bahía Blanca por grooming en perjuicio de una adolescente local. Durante el 2020, y lo que va de 2021, fueron múltiples las detenciones por este delito.

¿Qué podemos hacer como madres, padres y adultos? ¿Cómo podemos construir una red de confianza y contención con niños, niñas y adolescentes?

El abogado especializado en ciberdelito, José Arce, es tallerista de la Defensoría de las niñas, niños y adolescentes de la Provincia de Córdoba. Además, formará parte de la Diplomatura que dictarán junto a la UNVM.

En diálogo con Villa María VIVO, contó que hace cinco años trabaja con niñeces y adolescencias recorriendo los centros educativos de toda la provincia a través de un programa de protección digital.

En ese encuentro con niños, niñas y adolescentes fueron avanzando en propuestas y herramientas para tratar estas problemáticas con los más chicos, pero también con adultos.

Pensar en lo social y emocional

La propuesta es “desarrollar a partir de conceptos de nuevas tecnologías, habilidades sociales y emocionales. Lo que hace que vos hagas clics, que vos mandes una foto es una cuestión social. Están explotando una vulnerabilidad humana”.

“En las niñeces y adolescencias es donde más hacemos hincapié es en esas cuestiones sociales. Tratamos de mostrarles cómo se ganan la confianza de ellos, que herramientas pueden incorporar ellos para darse cuenta”, relató.

A través de los talleres vivenciales, pudieron reconocer que había una falencia grande en adultos cuándo ocurrían estas problemáticas: “Nadie sabía que hacer ni cómo actuar”.

¿Qué podemos hacer?

Arce mencionó que estamos en un proceso donde la crianza de niños, niñas y adolescentes ocurre en un entorno digital, dónde conviven con dispositivos móviles y con tecnología.

La Defensoría, a través de un equipo interdisciplinario, trabaja con madres, padres y adultos pensando buenas prácticas.

“Si pensamos en niñeces tratamos de pensar algunos hábitos, una es el diálogo, pero centrado en el uso de nuevas tecnologías”, explicó. Si son más chicos, se pueden pensar acuerdos verbales y a medida que crecen consensuar otros acuerdos.

Al respecto, detalló: “darles la posibilidad de que ellos puedan expresar que es lo que quieren. Tratar de llegar a un acuerdo sobre el uso de nuevas tecnologías”.

En los adultos, también hay que concientizar sobre los consumos culturales. “Es tratar de hacer consciente cuantos dispositivos hay en cada ambiente, que implica que haya esa cantidad y lo que se está perdiendo. Cuando decido hacer este consumo, pierdo otro consumo como juegos de mesa o lectura”, mencionó el abogado.

Pensar la apropiación de los dispositivos, es otra de las propuestas. Es decir, empezar a conocer cuál es el sentido que le dan al uso de la tecnología y pensar otras ofertas de juego.

“Los adultos decimos que los niños juegan a los videojuegos, pero detrás de ese juego puede haber un montón de cosas”, dijo. “Me divierte, juego por que juega todo el mundo, juego porque estoy aburrido, por que hablo con alguien”, son algunos de los motivos.

“Si yo lo quiero sacar de la tecnología, pero es el espacio donde se encuentra con sus amigos, pensar otros escenarios donde el niño pueda encontrarse con estos amigos”, ejemplificó el especialista.

Sobre esto, recalcó: “hay que empezar a ver ese uso, ese consumo familiar, cómo algo que afecta a toda la familia”.

Por otro lado, también destacó la importancia de construir redes de contención y confianza dónde niños, niñas y adolescentes puedan concurrir ante estos casos.

Mediación y practicas restaurativas

El abogado detalló que, a través de esta propuesta, invitan también a pensar las comunicaciones digitales que mantienen adultos y a los malentendidos que ocurren en el entorno digital.

Las prácticas restaurativas son para “cambiar la mirada de los problemas que tienen los chicos y no buscar culpables”.

De este modo, mencionó que “debemos centrarnos en que ellos puedan tener una definición de la persona y un respeto por el otro. Centrar la mirada de como uno contribuyo a eso, reconocer que se dañó al otro y tratar de empezar a cambiar ciertos conceptos que están inculcados en la sociedad”.

Diplomatura en Niñeces y Adolescencias

La Diplomatura consolida los años de trabajo de campo del equipo interdisciplinario de la Defensoría.

Está destinada a progenitores, tutores, responsables o cuidadores de niñas, niños y adolescentes.

También a docentes de los diversos niveles, no docentes e instituciones educativas; organizaciones no gubernamentales y público en general.

Más información aquí.