Elecciones en Villa María: Muchos festejos, ninguna corona

Opinión sobre lo que dejaron los comicios legislativos nacionales para la política local.

El resultado de las elecciones en Villa María le permitió a varios tener algo para festejar, pero ninguno se puede calzar la corona de los votos anotados por cada partido.

Fueron comicios en los que pesó contundentemente lo nacional y lo provincial, muchos más que lo local.

Esto es lógico si se tiene en cuenta que solamente se elegían diputados y senadores nacionales.

La mirada sobre el gobierno nacional y sus medidas y conductas fueron elemento de discusión y debate en esta campaña.

Los distintos sectores, principalmente las dos fuerzas más grandes que se presentaron como opositoras, plantaron sus discursos de frente al gobierno de Alberto Fernández.

El oficialismo nacional intentó en Córdoba convencer que lo mejor era seguir apoyando al presidente y su coalición.

Repasando los resultados finales de la elección en Villa María, cae de madura la confirmación del amplio triunfo de Juntos por el Cambio.

Muy a lo lejos, más lejos que en las Paso de septiembre, quedaron las dos expresiones peronistas: Frente de Todos y Hacemos por Córdoba.

Sin embargo, los primeros, los segundos y los terceros, tuvieron algo para festejar.

Juntos por el Cambio

Juntos por el Cambio no podía no festejar.

La alianza entre radicales, juecistas y macristas sumó 25.412 votos en el tramo senadores.

Esta boleta, que llevaba a Luis Juez como primer candidato, alcanzó el 51,42% de los votos villamarienses. Fue la persona más votada.

En el tramo para diputados, con el radical Rodrigo de Loredo como primer candidato, sumaron 25.276 votos (51,09%).

Paradójicamente, fue la boleta que menos estructura local tuvo como respaldo en la campaña.

Aquí, los nombres de Córdoba capital ganaron por sí mismos la elección, sin depender de los aparatos locales.

Juntos por el Cambio no tuvo en Villa María una sede unificadora.

Ni siquiera la fiscalización y seguimiento de cómputos se concentró en un comando común.

El control de la elección se dividió en partes iguales entre los tres partidos y cada uno llevó la cuenta de los números rendidos por sus fiscales.

Incluso a la hora de los festejos, siguieron separados, cada uno por su lado, sin verse las caras en la noche triunfal del domingo.

No hubo foto de unidad que expresara en lo local algo para capitalizar del triunfo electoral del domingo 14.

Los tres sectores internos festejaron. Algunos con más mesura y ganas que otros.

Pero se está muy lejos de pensar que este contundente 51% pueda calcarse a un plano electivo local.

No hay una figura política con domicilio en esta ciudad que pueda atribuirse esta cantidad de votos como parte de su propio capital.

Fue una victoria sin padre ni madre villamariense.

Frente de Todos

El Frente de Todos también mostró números sobres los que asentó su propio triunfo.

Fueron los puntos que ubicaron a Martín Gill en Villa María y Villa Nueva por encima de las boletas de Hacemos por Córdoba.

General San Martín fue el único departamento de la provincia en la que la boleta provincial quedó tercera en el tramo de diputados.

En Villa María, el Frente de Todos sumó 10.466 (21,15%) votos para diputados y 10.224 (20,68%) para senadores.

Quedó segundo, a 30 puntos del primero, con una caída de casi dos puntos en relación a las Paso.

Este panorama no parece ser alentador, pero desde el gillismo se encargaron de marcar un dato: volvieron a ganarle a Hacemos por Córdoba en las dos ciudades.

El Frente de Todos perdió puntos en toda la provincia, en paralelo con la remontada de Hacemos por Córdoba y el crecimiento de Juntos por el Cambio.

Haber mantenido la ventaja en Villa María, aunque sea por menos votos, le dio motivos para festejar a Gill acá, y a Natalio Graglia en Villa Nueva.

En la disputa interna del peronismo local, un voto más arriba ya es un triunfo, y más en un contexto nacional que fue un contrapeso para esta fuerza.

De todos modos, en clima en el bunker de calle Corrientes no fue tan festivo como el que se vio en septiembre.

Hacemos por Córdoba

Todo lo contrario se vio en la sede de Hacemos por Córdoba en calle José Ingenieros.

La desazón de dos meses atrás tornó a festejo este domingo.

Estamos hablando de la fuerza que quedó tercera en los comicios en Villa María.

Sin embargo, también tuvieron motivos para abrazarse, felicitarse, cantar y aplaudir.

El motivo se lo dio la remontada de dos puntos, que los puso casi a tiro del Frente de Todos.

De hecho, en el tramo para senadores, que llevaba a Eduardo Accastello como segundo candidato, quedó segundo en el departamento por una diferencia de 531 votos sobre el Frente de Todos.

En Villa María, la boleta que encabezó para senadores Alejandra Vigo quedó tercera, con 9.319 votos (18,85%).

Para diputados, Hacemos por Córdoba sumó en la ciudad 9.231 votos (18,66%)

En las Paso habían quedado mucho más atrás en relación al Frente de Todos, y de ahí que este domingo festejaron un tercer puesto más decoroso.

Si se analiza la última parte de la campaña, sin dudas que el factor Schiaretti es fundamental para explicar la remontada de votos.

En los dos últimos actos que encabezó en Villa Nueva y Villa María fue el principal orador.

Las dos principales candidatas, Vigo y Natalia de la Sota, no estuvieron en ninguno de los dos.

Incluso tampoco se dieron las caminatas barriales de Accastello que se habían visto previo a las Paso.

Otro cúmulo de votos que se explica en gran parte por el mérito de alguien “de afuera” y no tanto por un peso específico local.

Para la historia

La elección legislativa nacional ya es historia.

Cada fuerza hará sus números y sacará cuentas para adelante.

El próximo compromiso electoral fuerte será la elección municipal para elegir al sucesor de Martín Gill en la intendencia.

Sin duda que estos números generan un reacomodo de fuerzas y posturas.

Pero cuesta ver que alguien salga particularmente fortalecido en forma directa con los resultados del domingo.

Festejos hubo muchos, como se dijo, pero muy apurado sería decir hoy que hay quien pueda colgarse los laureles y la corona por lo que dejaron las urnas de Villa María este 14 de noviembre.