«Pido disculpas si alguien se sintió agraviado»

El intendente en uso de licencia, Martín Gill, habló tras la imputación recibida por parte Justicia provincial por supuestamente violar la cuarentena.

Horas después de conocerse la acusación formal en su contra emitida por la fiscal de segundo turno, Juliana Companys, el actual secretario de Obras Públicas de la Nación se refirió a cómo impactó en su familia todas las versiones que se pusieron a correr en las redes sociales, atribuyendo situaciones falsas al estado de salud de sus padres y hermanos.

Tranquilidad

«Tengo la tranquilidad que todas las personas con las que tuve contacto, cumplieron el protocolo más de 22 días, fueron sometidos a tres hisopados y dieron siempre negativo», dijo el funcionario desde Buenos Aires al ser entrevistado por el noticiero de Unitevé, el canal universitario.

Más allá de la tranquilidad que le dejó el aspecto sanitario, fue crítico de todos las versiones que se replicaron con audios y mensajes en redes sociales, que vinculaban a su familia con situaciones que no fueron verdaderas.

«Parecía que había más que nada un deseo de que hubiera una enfermedad», comentó Gill.

Sufrimiento

Aseguró que siempre siguió todos los protocolos de seguridad. «¿A quién se le puede cruzar que uno intente poner en riesgo a las personas que más quiere, a su ciudad?», se preguntó, tras lo que negó haber estado en una reunión con más personas que las autorizadas.

Dijo que «fue un tiempo de mucho sufrimiento por todo lo que se dijo«.

En referencia a todos aquellos que viralizaron audios y menajes sin fundamentos, dijo: «Deben saber el dolor que le han transmitido a mi gente cercana por todas las cosas que se dijeron».

Aún así, se hizo lugar para reconocer que pudo haber cometido alguna ofensa con su accionar: «Pido disculpas si alguien se sintió agraviado», dijo al respecto.

En el plano judicial dijo que está a disposición para lo que se requiere y es «el primer interesado» en que la situación de se aclare.

La entrevista completa:

Opiniones:

Karina Bruno (PRO): «No es bueno para la ciudad».

Marcelo Barotto (UCR): «Dejó una ciudad a la deriva».

Héctor Muñoz (HpC): «Se va a demostrar que no hubo delito».