Caso Fernández: Rodeado de trágicas muertes, y más dudas que certezas

El caso de homicidio de José Antonio Fernández, que tiene como única imputada a María Ayelén Fernández, está conectado con trágicas muertes y, a medida que pasan los días, se presentan más dudas que certezas.

El martes 4 de mayo, la ciudad se conmovió por la noticia del fallecimiento de un hombre que, según la investigación judicial, habría sido asesinado por su hija adoptiva.

La víctima es José Antonio Fernández, de 60 años. El hombre había sido trabajador de EPEC y vivía en barrio Trinitarios, sobre calle Lonardi al 1800.

En esa vivienda lo encontraron el 8 de abril gravemente herido por un elemento cortopunzante, que sería una barra de hierro «del 8», según diferentes versiones.

Por el hecho, está imputada Ayelén Fernández, una joven de 28 años con una leve discapacidad cognitiva, según refirieron fuentes judiciales.

El caso está siendo investigado por la Fiscalía de Instrucción de Segundo Turno a cargo de Juliana Companys.

Caso Fernández: 3 trágicas muertes

La imputada es madre de dos hijos: una beba un aproximadamente un año de edad, y otro niño de 4 años.

El padre del mayor es Lucas Salto, quien se encuentra preso por el homicidio de Juan “Piñón” Sosa.

Se trata de un violento asesinato ocurrido en abril del 2019 en inmediaciones del Molino Fénix.

Salto está acusado del crimen junto a Laura González, ambos imputados por robo y homicidio doblemente calificado por criminis causa y por alevosía en concurso real.

PERDIÓ A SU MADRE EN UN ACCIDENTE FATAL

Pero como si fuera poco, Ayelén es hija de Graciela Elizabeth Suter, quien falleció el 6 septiembre del 2014 en un trágico accidente.

En el auto siniestrado también iba la mujer ahora imputada, que por ese entonces tenía 22 años de edad.

Madre e hija iban ese día lluvioso a bordo del Volkswagen Surán, cuando, por una maniobra, impactaron con una camioneta.

El siniestro ocurrió frente a la fábrica láctea Noal, en Villa Nueva, a donde habían ido para que Ayelén dejara un curriculum, según publicó El Diario en aquella ocasión.

Por el accidente, Suter sufrió traumatismo severo de cráneo y tórax. Luego de dos paros cardiorrespiratorios, falleció.

VER ► Falleció una de las mujeres tras fuerte choque en ruta 2

Ayelén también resultó gravemente herida por traumatismo de cráneo y tórax, y fue intervenida quirúrgicamente.

Luego de permanecer varios días en terapia intensiva, pudo recuperarse.

La tercera muerte trágica es la del propio Fernández, aunque en torno a este hecho se abren numerosos interrogantes.

Caso Fernández: Más dudas que certezas

Todos están sin entender nada”, dicen allegados de la víctima.

Es que el hecho presenta versiones cruzadas sobre el deceso en sí pero también por la conmoción de tener a Ayelén como acusada.

Villa María VIVO! dialogó con vecinos de barrio Trinitarios, quienes no salen de estupor. No pueden creer que Ayelén Fernández pudiera haber cometido crimen.

Según esas versiones, era muy buena madre y muy amorosa, dijeron.

También hicieron hincapié en la discapacidad cognitiva de la imputada. “Es una nena, no supera los 13 o 14 años”, sostuvieron.

LO QUE DICE LA FAMILIA Y ALLEGADOS

El mismo hermano de la imputada, Cristian Alves, sostiene que Ayelén no es una asesina y que todo se trata de un accidente.

Por otro lado, un allegado a la familia y compañero de la víctima, Mario Daniel Soaje, habló con El Diario y también aseguró que la imputada no fue la causante de su padre.

Sobre esto, cabe destacar que aún no está establecido el vínculo entre Ayelén y la víctima: si era su padre adoptivo de manera legal o no.

Desde la fiscalía, aguardan la llegada de la partida de nacimiento para la cual ya reclamaron.

Es que esto podría cambiar el rotulo de la causa por el agravante del vínculo.

Volviendo a las versiones de los allegados, sostienen que se trató de un accidente. Dicen que la víctima tenía fierros con los que cerraba una puerta del patio y, al cruzarse un perro, cayó encima de ellos.

«No fue un accidente», confirmó fiscal por homicidio de barrio Trinitarios

Lo cierto también es que pasaron algunos días entre que el hombre ingresó a una clínica privada por la herida, hasta que se dio intervención a la Justicia.

Fueron 5 días los transcurridos para que desde el centro de salud avisaran a la Unidad Judicial de la sospecha que se trataba de un hecho no accidental.

Los estudios médicos revelaron una herida muy profunda, que sería casi imposible de provocarse en forma accidental, entendieron en ese momento los médicos.

En el mismo sentido, la fiscalía asegura que todo fue causado por acción de otra persona, debido a las dimensiones de la herida.

“Acá pasaron cosas raras”

Alves aseguró que el abogado de la familia es Jorge Olmedo, pero que el asesor letrado Eduardo Rigalt se presentó de manera espontánea y acompañó en la indagatoria a la imputada.

Acá pasaron cosas muy raras. Yo fui hace 10 días a Villa María, desde Rio Gallegos donde me encuentro viviendo y contratamos un abogado que se llama Jorge Olmedo”, explicó.

Dijo que “de la noche a la mañana” apareció Rigalt, se presentó a hablar con la imputada y le hizo firmar el poder para asumir la defensa.

Mi hermana como es una persona que no termina de comprender sus actos lo hace  y a la misma hora en la que están enterrando a mi padre se hace la indagatoria con este abogado”, agregó Alves.

Finalmente, Rigalt se apartó del caso y continúa Olmedo como defensa.

Foto: Facebook